“Todos ponen”, la colección de moda hecha en Colombia con uniformes militares reciclados

Cerca de 2.000 uniformes de la Policía Nacional fueron recuperados, lavados, descocidos y planchados por personas en proceso de reincorporación y reintegración, desplazados y víctimas del conflicto armado, quienes agrupados en unidades productivas transformaron las prendas militares en cartucheras, maletines y morrales.

 

Así le dieron vida a “Todos Ponen”, una colección liderada por la diseñadora colombiana María Luisa Ortiz, con el apoyo de la Asociación de Obras Sociales en Beneficio de la Policía Nacional, la Corporación Mundial de la Mujer Colombia, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, Marquillas S.A., la Promotora de Comercio Social y Grupo Éxito.

 

Ederlina Garizao hizo parte de un grupo guerrillero colombiano durante siete años. Allí, asegura, sus principales armas fueron las tijeras y las máquinas de coser, aquellas con las que confeccionaba maletines de asalto, uniformes y chalecos para el combate. Sin embargo, un día decidió desmovilizarle y hoy, con su propia empresa de confección, le pone su toque a los maletines y morrales de la colección “Todos Ponen”. “Siento como si hubiese vuelto a nacer, como si Dios me hubiera dado otra oportunidad en la vida.

 

“Hoy estoy confeccionando del otro lado, retribuyéndole a la sociedad lo que un día fui. Para mí es una satisfacción hacer el bien, porque así siento que mi corazón se está sanando. Además, con mi empresa de confecciones, le doy trabajo a desplazadas, desmovilizadas, señoras cabezas de hogar y, juntas, tenemos la oportunidad de hacer algo diferente” narró Ederlina.

 

Y, precisamente, la generación de nuevas oportunidades para la población que ha dejado el conflicto en el país y el cuidado del medio ambiente, fueron la inspiración para reutilizar las prendas militares que cada año caían en desuso, dándole origen a una colección de accesorios útiles para todos los colombianos.

 

Todos ponen” es una colección con la que aportamos a la construcción de nuestro país, impulsando nuevas oportunidades de empleo para una población que busca reponerse de realidades complejas. Gracias al compromiso de los aliados, creamos este proyecto que le apunta a la transformación del tejido social y que hoy nos da como resultado más 2.300 accesorios, de los cuales tenemos 7 referencias, ideales para todas las edades”, expresó Juan Esteban Valencia, gerente del negocio textil de Grupo Éxito.

 

Más de dos meses tomó el proceso creativo de los accesorios. Telas que se valorizaron de nuevo y que ahora, exhibidas en todo el país, guardan historias de superación. “Para mí fue un reto muy grande. Iniciamos el proceso con los pantalones reciclados, los descocíamos y trabajábamos pieza por pieza hasta lograr hacer las cartucheras y morrales. Fue un proceso muy largo, pero muy bonito, porque ahora que uno ve los productos que uno trabajó en los almacenes Éxito, da como un hormigueo en el estómago”, expresó una de las personas desplazadas por el conflicto que trabajó en la colección.

 

Un proyecto que, además, resalta el talento local: “para mí como diseñadora colombiana, lograr aportar un grano de arena al compromiso con el medio ambiente y con la reparación de la sociedad, es algo que me conmueve mucho. Me emociona haber logrado juntar tantas manos comprometidas, entre ellas Grupo Éxito con toda su apuesta a la sostenibilidad y a la responsabilidad social. Haber logrado juntarnos en el momento apropiado es algo mágico”, dijo María Luisa Ortiz, diseñadora de la colección.