REUTILIZACIÓN ADAPTATIVA, UNA TENDENCIA INMOBILIARIA POSTPANDEMIA

El mercado inmobiliario ha sido uno de los que ha tenido mayores retos después de la pandemia, abrir la mente a nuevas tendencias y estrategias para atender las diferentes demandas ha sido el común denominador en el mundo para sobrevivir con éxito y sacar provecho de esta “nueva realidad”.

Reutilización Adaptativa

Una de las tendencias que hemos empezado a escuchar es la de “reutilización adaptativa” que es el proceso que convierte un artículo en desuso o ineficaz en un nuevo artículo que puede ser utilizado para un propósito diferente.

 Reutilizar edificios o propiedades para nuevos usos o, lo que es lo mismo, la reutilización adaptativa de inmuebles consiste en adecuar edificios que ya han cumplido con su uso para que desempeñen nuevas funciones. Por ejemplo, una vieja fábrica puede convertirse en un centro de formación, una antigua cárcel en una sede social, o un edificio de oficinas en apartamentos.

En el segmento de la construcción principalmente en Estados Unidos vimos aplicado este término cuando promotores compraron hoteles y oficinas, que luchaban por mantenerse a flote, para luego anunciar que se convertirían en edificios de apartamentos.

Una encuesta del servicio de búsqueda inmobiliaria RentCafe estima que durante el año pasado alrededor de 20.100 apartamentos en Estados Unidos, se construyeron a partir de propiedades convertidas, casi el doble del número del respecto al año anterior.

Sin embargo, convertir edificaciones de oficinas en residenciales conlleva una serie de desafíos importantes. El marco normativo de la edificación y la morfología de los edificios de oficinas son los obstáculos más relevantes que se tuvieron que enfrentar. Algunas características hacen que los edificios de oficinas más antiguos sean mejores candidatos para la reutilización adaptativa.

Algunos ejemplos en LATAM:

https://nmrk.lat/reutilizacion-adaptativa-una-tendencia-inmobiliaria-postpandemia/

Milan 44 -CDMX

fue una bodega y local de venta de refacciones automotrices y que fue transformado para albergar un nuevo concepto que incluye restaurantes, oficinas y una terraza de usos múltiples.

Fábrica La Aurora – Guanajuato

Hermoso centro de arte y diseño ubicado en lo que fue una antigua fábrica textil de principios del siglo pasado

Zona Franca del Este-CR

Parque empresarial que pasó de uso de bodega de manufactura a oficinas

Cariari C3-CR

Inicialmente concebido como un mall ahora pasó a hacer un espacio de oficinas para Wework

Funo-Mx

Ante la necesidad de contar con infraestructura hospitalaria, Fibra Uno (FUNO) ha encontrado la oportunidad de reconvertir algunos de sus edificios de oficinas en hospitales

Mayor y Mejor Uso

La escasez de viviendas sumado a la crisis de salud y los imperativos cambios del trabajo en el hogar han traído más que reflexiones sobre el potencial de la reutilización adaptativa de los espacios de oficinas. La probabilidad de que edificios de oficinas permanezcan vacíos aún después de la pandemia abrió la posibilidad de devolver viviendas a los centros de las ciudades o a sectores que eran exclusivos del segmento empresarial.

Algunos expertos indican que es posible que la ocupación total en los distritos comerciales no será tan positiva como algunos esperan, una razón más para considerar usos alternativos para los espacios de oficinas existentes. Por ejemplo, en París, el 33% del espacio de oficinas disponible ha estado vacío durante más de 4 años, lo anterior como resultado del recorte de arrendamientos a largos plazo, buscando un esquema financiero más flexible y positivo.

David Bourla, economista en jefe de la consultora inmobiliaria Knight Frank, explica que “los inversores ahora buscan reequilibrar sus carteras a favor de la propiedad residencial, que está menos correlacionada con las crisis económicas y menos expuesta a los trastornos estructurales asociados con la pandemia del Covid-19”.

En Latinoamérica el fenómeno se empieza también a observar, pero de una forma diferente, proyectos que inicialmente se habían concebido con una vocación de oficinas, durante la pandemia mutaron a vivienda con el fin de atender la creciente demanda que existió dentro de las ciudades, la gran diferencia es que este proceso se realizó en la fase de planeación, antes de construirse, con lo cual, se hizo más fácil el cambio pudiendo evitarse posibles pérdidas de los proyectos.

Esperando para el año 2050 que más de 2.500 millones de personas vivan en áreas urbanas debido a las preocupaciones climáticas y los niveles insostenibles de consumo de recursos, todas las ciudades del mundo deberán encontrar estrategias para aprovechar al máximo la infraestructura y los edificios existentes.

Reestructutar el tejido urbano de las ciudades

El fenómeno de la reestructuración de las ciudades es un proceso que se vive en toda Latinoamérica, que va desde la desindustrialización, la migración interna de la población, los altos precios y la escasez de la tierra, entre muchas otras razones.

Reformar las ciudades a veces puede implicar la demolición de las construcciones, pero en casos más sostenibles, la estrategia de reutilizar las edificaciones capitaliza los activos pasados por alto en la ciudad y asigna nuevos usos urbanos a los sitios vacíos, dando una renovación de las zonas y siendo más responsables con el uso de materiales para ser responsables con el medio ambiente.

Con la reutilización adaptativa convirtiéndose en una tendencia de la arquitectura contemporánea, se abre una oportunidad para reinventar el entorno construido a través de un proceso de estratificación y curación, lo que llevará a tener ciudades más diversas y arquitectónicamente interesantes.

Foto: Newmark

Fuente: Newmark