Esquemas híbridos de trabajo: autonomía y productividad

Si bien ya son bastantes años hablando de los esquemas de trabajo remoto, hoy el entorno organizacional y la fuerza laboral están marcados por elementos que antes no estaban en el radar de unos y otros y que hacen que el diseño de este tipo de modelos sea más exigente de todo punto de vista.

Como muestra el Total Rewards 2020, realizado por la firma Human Capital, el trabajo remoto no era una práctica generalizada en las compañías en dicho año, ya que, aunque el 82% de las organizaciones participantes en su análisis contaban con alguna iniciativa en temas de flexibilidad temporal y espacial, solo un 12% incluía dentro de su portafolio la opción del teletrabajo bajo lo establecido en el marco de la Ley 221 de 2008.

Esto dio un giro sin precedentes en marzo de 2020 cuando las circunstancias llevaron a todo tipo de organizaciones, sin distinción de sector, tamaño o ubicación, a trabajar de manera remota, exponiéndose a una serie de obstáculos para los que no estaban preparadas desde ningún punto de vista.

PARA LEER MÁS SUSCRÍBASE…